No somos pitufos náufragos

Los temporales nos obsequian con viento y arena, pero a cambio nos traen tesoros marinos a la orilla para que podamos observarlos de cerca y maravillarnos ante las obras de la naturaleza.

Con la esperanza de encontrar alguna de estas preciosidades, esta mañana he ido a dar un buen paseo por las playas de La Manga, donde el Mediterráneo estaba bravo y majestuoso. Y sí, he visto por primera vez (gracias, Carmen por enviarme una foto y empujarme a ir a buscarlo) varios ejemplares del cirrípedo Dosima fascicularis, un crustáceo de la misma familia que los percebes, y muchos ejemplares del caracol violáceo Janthina pallida.

Además he encontrado otros organismos que también os mostraré a continuación.


Temporal La Manga tesoros marinosPlayas de  La Manga, Mediterráneo


Dos especies con flotadores

Si tú quieres mecerte sobre el agua, tienes que comprarte un flotador de plástico o usar la cámara inflada de una rueda de coche o camión, como cuando yo era pequeña; eso es lo que tiene pertenecer a la especie Homo sapiens, que no venimos preparados para el medio marino. Sin embargo, hay organismos que pueden fabricar sus propios flotadores, como son dos de las especies que he encontrado esta mañana en la playa: 

Estas dos especies, que viven flotando en la parte más superficial de la columna de agua (pleuston) a merced de las corrientes, son arrojadas a la orilla por los temporales.


Dosima fascicularis

Estos crustáceos flotan en el agua gracias a una especie de pequeña esponja fabricada con una sustancia que segregan similar a la espuma de polistereno expandido. 


Dosima fascicularis cirripedo La Manga flotador

Tres ejemplares de Dosima fascicularis sujetos a su flotador. El del centro me ha recordado a un pitufo


Dosima fascicularis cirripedo La MangaUno de estos ejemplares mostró sus cirros cuando lo sumergí en agua


Janthina pallida

La otra especie con flotador que he visto esta mañana es este pequeño molusco, el caracol violáceo Janthina pallida que vive igualmente en la superficie marina. Tiene una concha globosa de unos 20 mm de longitud muy delgada y frágil. 

Caracol violáceo Janthina La Manga flotadorCaracol violáceo con su flotador fuera de la concha

Janthina pallida caracol violaceo La MangaCientos de estos flotadores desprendidos de la concha del caracol violáceo, con aspecto de gamba pelada, han aparecido sobre la playa en la última semana de abril

Caracol violaceo janthina janthina flotador La MangaBurbujas de caracol violeta que le permiten flotar en el agua 


Más información sobre el caracol violáceo en una entrada anterior.


Otras especies que he encontrado esta mañana en la playa

Además de Dosima fascicularis he encontrado dos cirrípedos más: Lepas anatifera y Lepas pectinaria, pero estas especies son más vagas y no fabrican un sistema de flotación, sino que viven sobre objetos fijos o a la deriva, como cascos de barcos, boyas, troncos de árboles, plásticos...


Lepas anatifera cirripedo La MangaLepas pectinaria La Manga cirripedo

Lepas anatifera y Lepas pectinaria

cirrípedos, Lepas basura marinaBidón arrojado por el temporal con cirrípedos adheridos


También he encontrado un monedero de sirena, pero, claro sin dinero, ya que se les llama así a las cápsulas vacías de los huevos de las rayas, cuyo embrión ya se ha desarrollado y la ha abandonado.


Huevo de raya La Manga temporalMonedero de sirena


Sobre la playa se extendían montones de velas de mar (Velella velella) ya secas, aunque he podido ver algún ejemplar de este hidrozoo que conservaba todavía su precioso color azul. Para ver más de su relación con el caracol violáceo, haz clic aquí.


Velella velella vela de mar La Manga hidrozoo

 Y por último, deciros he visto muchos ejemplares de las medusas llamadas clavel de mar (Pelagia noctiluca) que han perdido en la mayoría de los casos sus terribles tentáculos y que parecen preciosas bolas de cristal.


Pelagia noctiluca medusa La Manga

Pelagia noctiluca sobre la arena


Hasta otro temporal, me despido por hoy.


——————————————___-------


Dedicado a Carmen Tornero Molina, otra obsevadora del mar.


——————————————___-------


Fuentes consultadas

Calvín Calvo, JC. y Eisman, C. (2000) El ecosistema marino mediterráneo.